Portal oficial de Turismo de la Municipalidad de cieneguilla
sé ecoturista

Destino Qhapac Ñan

QÑ tramo X

El Gran Camino Inca (Qhapaq Ñan, Sistema Vial Andino) es la obra civil más extensa de todo el período prehispánico. Iniciada su construcción en el Horizonte medio (S. IX-XII d.C.), llegó a su máxima expresión en la época incaica, y actuó como nexo entre los pueblos del Tawantinsuyu (para colonización, campañas militares, peregrinaciones…). Su recorrido cubre Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina, por un total de 60.000 km.

A partir de 2001 Con el fin de investigar, conservar y poner en valor esta obra maestra de la cultura precolombina en el Perú, el Ministerio de Cultura lanzó el Proyecto Qhapaq Ñan que se articula en una serie de Proyectos de Sitio y Proyectos de Tramo (en Cieneguilla están instaladas las sedes del Proyecto de Tramo Xauxa-Pachacámac y el Proyecto Integral de Sitio Huaycán de Cieneguilla).  En 2014 la UNESCO declaro el Qhapaq Ñan Patrimonio Mundial, en la categoría “Itinerarios Culturales”.

“En punto a magnificencia y pompa, que fue por donde comencé mi discurso, ni Grecia, ni Roma, ni Egipto pueden, ya sea en utilidad, ya en dificultad o nobleza, comparar ninguno de sus portentos al camino que se ve en el Perú, construido por los reyes del país, que va desde la ciudad de Quito hasta la del Cuzco (mide trescientas leguas). Recto, unido, ancho de veinticinco pasos, empedrado, revestido a ambos lados de murallas elevadas y hermosas, por cuya parte superior corren arroyos perennes bordeados por robustos árboles, que llaman molli los naturales del país.
Donde había montañas y rocas, las cortaron y allanaron llenando los huecos de piedra y cal. En el límite de cada jornada hay palacios soberbios provistos de víveres, vestidos y armas, así para los viajeros como para los ejércitos que los transitan. En la consideración de esta obra me fijé sólo en la dificultad de realizarla, que es particularísima en aquellas regiones. No labraban piedras menores de diez pies cuadrados, ni tenían otro medio de arrancarlas que la fuerza de sus brazos, arrastrando la carga; tampoco conocían el arte de andamiar, no alcanzándoseles otra fineza que la de ir yuxtaponiendo tierra sobre los muros a medida que los iban levantando para permanecer junto a la construcción.” (Michel de Montaigne, 1580 – Escritor, Filosofo, Humanista)

Translate »